Pasan los años y ocurre el abandono del avión y parte de la ciudad. Algunos colores permanecen intactos, los óleos de quedan más tiempo.

En el día, la luz captada es emitida de noche, mediante el uso de LEDs conectados a unas pilas al interior del cuadro. Mediante este método, se puede ver la pincelada translúcida.
www.durney.cl
 
 
TODOS LOS COLORES RUMBO AL CIELO
Los colores se van concibiendo más aéreos, estos pululan dinámicos en millones de bits de color. El óleo y las tintas digitales tienen su relativa fusión estética. Los RGB al otro lado del ploter adquieren sensibilidad y tienden a desaparecer en el tiempo. Los CMYK obedecen a su tecnología de rapidez y versatilidad de impresión, más que a una permanencia natural de supervivencia, sus colores son pasajeros y religiosamente se dirigen a la Luz mientras los cunsumen los UV, sin contar otras eventualidades accidentales como la del cloro (dentro de esta obra). De aquí al tricentenario esta será una historia contada a óleo, avión vacío y ciudad cementerio, en el 2110 ya todos los cibercolores se habrán ido al cielo.
PRODUCTO DE LA MEZCLA OLEO-TINTAS DIGITALES EL CUADRO SE VA HACIENDO DINAMICO EN EL TIEMPO, DEBIDO AL DESTIÑE ELECTRICO
SE VA MODELANDO EL VACIO
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

óleo sobre PVC 135X110cm. 7 Leds